tristeza

Ser feliz todo el rato

¿Qué significa ser feliz? ¿Habría que hablar de ser feliz o de estar feliz? ¿Hay que estar feliz todo el rato?

Todas estas preguntas me hacía yo el lunes después de llevar dos días con una bajona que me ha impedido escribir, socializar y me ha tenido todo el tiempo libre leyendo y viendo pelis.

Todas esas preguntas vienen de una especie de incomprensión hacia el sentimiento de la tristeza. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón? ¿Me ha pasado algo?

Y la respuesta fue que no, que no ha pasado nada, que simplemente, a veces, estás triste y no pasa nada.

Todos queremos ser felices, disfrutar y estar contentos todo el tiempo pero me temo que eso no es posible. Porque nos pasan cosas, porque a veces estamos cansados, porque el proyecto que tenemos entre manos no va como nos gustaría, o porque necesitamos un momento de introspección.

Siempre he pensado que las cosas no son buenas o malas, feas o bonitas, alegres o tristes por su propia naturaleza, sino que lo son por comparación.

¿Cómo sabemos si alguien es guapo, si algo es bonito, si una situación es divertida? Porque usamos como vara de medir un ideal de belleza, un gusto personal o una experiencia de nuestra vida.

Por eso, para poder disfrutar de la felicidad a tope, hoy vengo a reivindicar la necesidad de la tristeza.

Estar triste NO ES MALO. Es un sentimiento más. Desde pequeños nos inculcan aquello de «no estés triste» cuando nos pasa algo, cuando hay algo que no nos gusta, cuando pierde nuestro equipo de fútbol o cuando nos despedimos de los amigos del verano en septiembre.

Vivimos con la presión de la felicidad y alegría constante sobre nuestras cabezas. Sonríe, siempre. Si la vida te da limones…, si la vida te da la espalda…, siempre hay algo por lo que sonreír.

Todo eso está muy bien, pero si vives con la creencia de que es obligatorio estar contento y feliz siempre, cuando estás triste es horrible, te sientes descolocado e incluso crees que te estás traicionando a ti mismo. Piensas que no tienes derecho, que tienes todo lo que necesitas y que estás luchando por mejorar y la tristeza se convierte en algo peor de lo que es.

Un amigo muy sabio me dijo una vez: «tu problema es que le das demasiadas vueltas a los porqués si un día te encuentras mal. No pasa nada, estás en tu derecho, mañana te sentirás mejor«.

Al final, los días tristes, los bajonazos, nos ayudan a apreciar mucho mejor los otros momentos. Los de sonrisa amplia, risa sonora y felicidad compartida.

O solitaria, que también mola mucho.

Comparte...

2 pensamientos en “Ser feliz todo el rato

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba